Viviendas saludables en Sant Cugat del Vallès

FICHA TÉCNICA
Nombre de la obra: Hábitat Natura Turó de Can Mates
Ubicación: C / Antoni Solanell Turó de Can Mates. Sant Cugat del Vallès
Promotor: Marcove + Haus
Project manager: José Antonio Quesada
Proyecto y dirección de obra: Manuel Bailo, Rosa Rull y José Puigdemont
Colaboradora del proyecto: Laura Gelman
Director de ejecución de la obra, coordinador de seguridad y jefe de obra: José Antonio Quesada
Constructor: Marcove
Principales industriales: Beton, Carinbisa, Ubasart, Setec i Graderhmetic
Fecha de finalización de la obra: 2018
El proyecto Habitat Natura de Sant Cugat quedó finalista de los Premios Cataluña Construcción 2018 en la categoría de Innovación en la construcción

Los rayos de sol de la tarde se filtran entre las lamas de las persianas de colores tierra. Me encuentro en un espacio a medio camino entre el interior y el exterior de una vivienda: en la galería. Según sus arquitectos, Rosa Rull y Manuel Bailo, esta es la particularidad del proyecto. Estamos en un piso de unos 140 m2, lo suficientemente cerca de Barcelona para poder llegar con Ferrocarriles y suficientemente alejados para disfrutar del aire puro, la naturaleza y las vistas al parque natural de Collserola.

Can Mates es una zona residencial en desarrollo en Sant Cugat, municipio que fomenta desde hace tiempo el respeto por el medio ambiente. La promoción privada, bautizada con el nombre de Hábitat Natura, es fruto de la confluencia del interés de los gerentes Olga y Marc Velasco de la promotora y constructora Marcove por la bioarquitectura, el despacho de arquitectos Bailorull, exploradores en búsqueda constante para seguir evolucionando, y la empresa Haus, un equipo interdisciplinario encabezado por Ricard Santamaria centrado en el diseño de casas saludables.

Hoy ya está terminada y habitada la primera de las cuatro fases del complejo: 3.600 m2 construidos que constan de 16 viviendas, 32 plazas de aparcamiento, 32 trasteros y la urbanización de la piscina de 20 x 8 m. La segunda fase contará con 15 viviendas, la tercera con 20 dúplex y la cuarta con 8 viviendas más. El resultado será una isla ortogonal con un espacio natural en el centro. Ahora ya se puede nadar en la piscina y jugar al baloncesto en su pista, y, más adelante, culminará con un espacio de juegos infantiles y un huerto de 250 m2 que, a través de un régimen cooperativo, contribuirá a cohesionar la comunidad de vecinos y acercarla a la naturaleza.

La obra ha sido finalista de los Premios FAD 2018 y la recuperación de la galería le ha merecido ser también finalista de los Premios Cataluña Construcción en el apartado de Innovación. Este espacio de transición entre el interior y el exterior se materializa con unas piezas sencillas de hormigón prefabricado que acoplan cristales, persianas y carpinterías para configurar una doble piel que aporta confort climático, lumínico y acústico.

El espacio comunitario con la piscina y la zona de recreo

La galería es un espacio que también encontramos en las fachadas de los patios de manzana del Eixample barcelonés. No puedo evitar trazar un paralelismo entre la voluntad de los artífices de Hábitat Natura y Ildefons Cerdà, cuando a finales del siglo XIX, concibió su utópica ciudad-jardín. En ambos casos existe el afán de ofrecer viviendas sanas, adaptadas al clima, preparadas para el futuro y conectadas con la naturaleza. La frase de Cerdà «urbanizar el campo y ruralizar la ciudad» se hace vigente en esta promoción en Sant Cugat un siglo más tarde. Del mismo modo que el urbanista estaba empapado por las teorías higienistas que recorrían Europa, los autores de este proyecto se inspiran en los textos de Mariano Bueno y Carlos M. Requejo sobre salud y hábitat.

La crisis iniciada en 2008, supuso la parada de la vorágine constructiva. Marcove, Bailorull y Haus la aprovecharon para repensar la arquitectura y cómo la habitamos. Antes de la crisis, la vivienda se había convertido en un elemento de consumo rápido y de especulación.

Era habitual la compra de pisos-puente, de tamaño y prestaciones por debajo de los deseados porque eran provisionales. La dureza de estos últimos años, ha hecho que la sociedad haya recuperado valores como la importancia del ahorro, la moderación del consumo y la conciencia ecológica. Haus System nace para dar respuesta a estos nuevos valores y plantea una arquitectura humanista, donde la persona y su confort físico y mental son el centro de su investigación. Espai Natura plantea una tipología de vivienda amplia y flexible, un lugar capaz de adaptarse a las necesidades del futuro sin tener que cambiar de piso. Sus objetivos son: sostenibilidad, sensibilidad para la salud y la excelencia.

Sostenibilidad

La sostenibilidad es un concepto integrado en el diseño del propio proyecto. El edificio, un bloque alargado y compacto de 50 x 13,5 metros adaptado a la topografía de la calle generando un volumen de tres y cuatro alturas escalonado. La tipología es de viviendas pasantes de calle a patio de manzana donde encontramos habitaciones a cada lado, ya que la orientación del bloque permite un buen soleado de sus fachadas en el transcurso del día y responden activamente a las condiciones climáticas para obtener una buena eficiencia energética.

La fachada suroeste, la más urbana, es donde encontramos dicha reinterpretación de la galería tradicional climática. Un espacio vacío de uso polivalente que hace de transición entre el interior de la vivienda y el exterior generando una almohada climática que permitirá un alto ahorro energético en el edificio.

Esta fachada poniente está formada por:

• Un primer cierre interior de pared cerámica tipo gero de 15 cm con un sistema de aislamiento térmico por el exterior, SATE, de 12 cm de elevada eficiencia energética con un acabado de estuco a la cal de color veo combinado con balconeras de madera laminada con vidrio.

• Un segundo cierre exterior formado por un entramado de piezas prefabricadas de hormigón que definen el apoyo de los cierres de las carpinterías practicables de castaño de la casa Carinbisa con vidrio doble de alto control solar de Saint-Gobain con cámara de aire que se apoyan sobre estos prefabricados diseñados con la empresa Ubasart que incorporan aislamiento en el interior de su sección para evitar los puentes térmicos de los cantos de los forjados.

• Esta última capa que da imagen al edificio termina exteriormente con lamas de aluminio orientables y replegables de la casa Gradhermetic con escala de colores tierra hecha expresamente para esta promoción y diseñada para el despacho de arquitectos Bailorull.

• En la posición intermedia entre el cierre de SATE y las piezas de hormigón prefabricado encontramos el balcón-galería, este espacio vacío de 1,8 metros de ancho que permitirá en invierno mediante los dos planos de vidrio formar un volumen que para efecto invernadero aportará calor natural en el piso y en verano, las lamas orientables el resguardo del sol de poniente.

• La fachada noreste, que mira al patio de manzana, es la más transparente y abierta. Se vierte sobre el espacio comunitario con vistas a la piscina, la zona de recreo infantil y el futuro huerto. Tiene balcones de 2,5 metros de ancho que permiten a los usuarios desarrollar actividades al aire libre y disfrutar de las vistas a la montaña de Collserola.

La fachada suroeste, la más urbana, es donde encontramos dicha reinterpretación de la galería tradicional climática.
Ventanas y balconeras de madera con persianas enrollables motorizadas de aluminio
El edificio se adapta a la topografía de la calle

El sistema de esta fachada también es de tipo SATE combinada con ventanas y balconeras de madera con persianas enrollables motorizadas de aluminio. Con estas soluciones constructivas óptimas podemos afirmar que es un edificio que dialoga con el clima y es sensible con el entorno que le rodea.

El punto más destacable siguiendo con la sostenibilidad es que se ha priorizado el criterio de proximidad en la elección de los materiales de construcción del edificio; 2/3 partes de los materiales que integran la obra provienen de un radio que no supera los 200 Km evitando costes y contaminación por un transporte innecesario en beneficio para el medio ambiente.

Los materiales de construcción tienen un elevado impacto en el ciclo de vida de los edificios y suponen un alto porcentaje de la energía consumida durante su vida útil por lo que se han tratado de emplear materiales de ciclo de vida cerrado o circular escogiendo proveedores que en los procesos de fabricación y extracción del material sigan criterios medioambientales. No hay que obsesionarse en crear nuevos materiales para evitar residuos futuros, sino «sostenibilizar» los que ya existen, y buscar la manera de reducir el problema actual.

Siguiendo con el mismo criterio de sostenibilidad del edificio dispone de un sistema de recogida y reutilización de aguas grises que se destinarán a los inodoros. También se ha construido un depósito de 30.000 litros para recoger el agua de lluvia y utilizarla para regar el huerto y la zona ajardinada donde se ha seleccionado especies autóctonas y dentro de estas aquellas que necesitan menos demanda de agua, las xeroplantas.

En la zona ajardinada se ha plantado especies autóctonas y xeroplantas.

Hábitat Natura es el primer edificio residencial de más de seis viviendas que logra la calificación de cuatro hojas verdes otorgado por el Green Building Council en España y es uno de los primeros en obtener la certificación energética A con muy buena nota superando con creces los niveles establecidos. Esta capacidad de hacer las cosas bien se ha conseguido alcanzando unos valores de temperatura, humedad, decibelios, lúmenes y niveles de CO2 que proporcionan sensaciones de confort térmico, acústico y lumínico, con poca demanda de energía y con el mínimo consumo posible.

Buscando el confort térmico se ha incrementado el grosor de aislamiento en las fachadas. Se han tenido en cuenta las temperaturas, los niveles de humedad y la pluviometría de los últimos 10 años en Sant Cugat del Vallès y con los resultados obtenidos se ha diseñado el sistema de climatización más adecuado para satisfacer la demanda y reducir el gasto de consumo eléctrico. El sistema elegido es la aerotermia consiguiendo tres sistemas en uno solo: calefacción, ACS y refrigeración.

En invierno el sistema extrae el calor del aire exterior mediante una bomba de calor del tipo agua aire situada en la cubierta del edificio y cede este calor al agua que se aporta al circuito de suelo radiante mediante un módulo hidráulico. Este también permite la producción de agua caliente sanitaria que se almacena en un depósito de inercia situado en la galería de las viviendas. En verano la aerotermia alimenta a dos fancoils situados en el falso techo, en el interior de las viviendas, independientes según el uso y orientación (zona de día y zona de noche) aportando aire frío.

En el suelo radiante se han utilizado tubos de cobre, material 100% reciclable y compatible con cualquier tipo de energía. Con los tubos de cobre el calor es más uniforme y no se ve reducida en las uniones como ocurre con los tubos de plástico. Transmite el calor más rápidamente y esto va acompañado de la elección de un pavimento cerámico que aporta mayor inercia térmica y hace que el calor se prolongue durante más horas en el interior de las viviendas.

En cuanto el confort acústico y para reducir la conductividad acústica entre viviendas se ha utilizado material cerámico con bandas elásticas incorporando lana mineral como material fonoabsorbente en el interior de los tabiques. Esto ha supuesto una reducción de unos 3,5 m² útiles por vivienda debido a los 35 cm de espesor alcanzados con este sistema. El confort lumínico se consigue con la orientación del bloque y la luminosidad de sus paredes exteriores que entre un 42,1% y en 59,8% dejan paso a la luz exterior. Todo ello reforzado con la utilización de tecnología LED con menor consumo conseguimos mayores niveles lumínicos que otros tipos de bombillas. Siguiendo con criterio de reducir el consumo se han instalado placas fotovoltaicas en la cubierta para suministrar electricidad a todos los espacios comunes donde se han instalado sensores volumétricos para ahorrar energía. Los espacios comunes no dejan indiferente, son de una gran elegancia y calidez. Respiran la generosidad y optimismo de la arquitectura de Manel Bailo y Rosa Rull.

Sensibilidad para la salud

En esta obra finalizada bajo el concepto Haus System (Health, Architecture, Urbanism and Sustainability) se propone una arquitectura fundamentada en la búsqueda y construcción de espacios saludables, pero con una mirada científica.

La primera premisa y aspiración de esta promoción se resume con la frase: «pisos que respiran».

Cada vivienda tiene un aumento medio de su volumetría de 20,5 m³. Esto se nota cuando uno pasa el umbral de la puerta de entrada y se encuentra con alturas entre los 2,5 y los 2,7 metros y aberturas exteriores que van de suelo a techo. Puedo afirmar que parte del confort y valor de estos pisos está en estos m³.

Esta cantidad de aire presente en la vivienda se mantiene limpio y renovado como resultado de utilizar un sistema de ventilación de doble flujo. El sistema extrae el aire viciado a través de los baños y la cocina y simultáneamente asegura la insuflación de aire nuevo filtrado al resto de la vivienda. En invierno, el aire nuevo recupera las calorías del aire viciado que extraiga de la vivienda y, con la ayuda de un intercambiador, térmico se mantiene la temperatura deseada. En verano, el aire nuevo entra a la vivienda y se enfría gracias al aire viciado que extraiga, evitando subir la temperatura interior. Con este intercambiador térmico, el sistema de aerotermia es más eficiente; ya que no ha de calentar y enfriar tanto el aire de la vivienda.

Todos los materiales que definen el edificio han sido seleccionados no sólo para su calidad, funcionalidad y durabilidad sino por inocuidad en la salud de las personas. En el mercado hay barnices, adhesivos, pinturas, aislamientos, revestimientos… donde hay claras evidencias sobre la emisión de sustancias nocivas a través del aire durante largos periodos de tiempo y que pueden ser perjudiciales para el sistema respiratorio, agresivos para la piel y los ojos. Aunque no haya un estudio científico que lo evidencie, se aplica el criterio de prudencia: ante la posibilidad, se minimiza al máximo.

En esta línea, tanto en las carpinterías como en el mobiliario y la cocina, los niveles de formaldehído en la madera son casi nulos y las pinturas que se han empleado a base de carbonato de calcio no liberan COV (compuestos orgánicos volátiles).

El mismo criterio de prudencia también se aplica a la distribución y el tratamiento de la red eléctrica para asegurar que los campos eléctricos y magnéticos no se conviertan en un problema de salud para el usuario. Todo el cableado de la vivienda se ha distribuido de manera que no invada las zonas de descanso.

Hay indicios que dicen que dormir y descansar cerca de campos eléctricos o magnéticos de una determinada intensidad es perjudicial y por este motivo se incluye en las viviendas un dispositivo: el Bio Switch. Este, anula la presencia de campos durante las horas de descanso y sólo hay tráfico de corriente eléctrica si se produce la demanda. Además, se ha apantallado la pared entre la cocina y la habitación con pintura de grafito que evita que los campos eléctricos y magnéticos generados por el consumo de los electrodomésticos pasen al piso.

No se han instalado microondas ni placas de inducción a las cocinas para evitar la propagación de ondas. En el recibidor hay un armario donde se pueden conectar los móviles y tabletas durante las horas de descanso para que las radiaciones queden confinadas. Hay tomas de conexión ethernet por toda la vivienda para evitar la conexión por wifi. De todas estas medidas, la más importante es la referente a la instalación eléctrica que ha sido la puesta a tierra al inicio de la obra. Ricard Santamaria durante la visita me explicaba la importancia que se le ha dado en esta puesta a tierra donde se han conseguido niveles de impedancia menores de 2 ohmios propios de instalaciones con consumos eléctricos altísimos.

Excelencia

Sant Cugat es uno de los municipios de Cataluña con el precio de la vivienda más alto y este edificio no es ninguna excepción. Pero si comparamos el precio de estos pisos con otros en la misma zona, el sobrecoste derivado de sus innovaciones en bioconstrucción, entre un 6% y un 8%, no es significativo.

Si tenemos en cuenta el sobrecoste inicial con el ahorro energético y menos visitas al médico, nos damos cuenta de que el lujo no son las marcas de los materiales y los acabados, sino que se encuentra en la calidad y volumen del aire en el interior de la vivienda, en los materiales que no emiten sustancias tóxicas, toda una serie de prestaciones intangibles que inciden en nuestro bienestar físico y mental.

Está naciendo una nueva conciencia colectiva que valora el contacto con la naturaleza, la sostenibilidad y la salud

Tierra, aire, agua y fuego

Los cuatro elementos se gestionan de manera holística para ofrecernos un hábitat que respira y evoluciona como nosotros. Se recupera el vínculo que ha tenido el ser humano en el pasado con estos cuatro elementos primordiales y se incorporan los saberes y conocimientos técnicos y científicos junto a nuevas teorías relacionadas con la conciencia, los biorritmos y los campos electromagnéticos.

Materializa una nueva utopía que recupera la calidad de vida que habíamos perdido en las últimas décadas dedicadas al consumismo salvaje y al estrés. Está naciendo una nueva conciencia colectiva que valora el contacto con la naturaleza, la sostenibilidad, la salud y el respeto por el medio ambiente. Estos pisos, hoy excepcionales, son precursores de las viviendas del futuro. Las próximas fases, tal vez, nos desvelarán más secretos. ¿Conseguiremos edificios adaptables al entorno y de impacto positivo?

Viviendas saludables

Bloque aislado de 16 viviendas, con jardín privativo y piscina de 20 x 8 m en el interior de manzana, y con sótano para aparcamiento y trasteros. Se trata de la primera etapa de una operación que prevé la construcción de otros bloques en la misma isla, alineados a los respectivos viales, y conformando un espacio libre central en el interior.

Edificio de PB + 3PP que acompaña la rasante de la calle y queda escalonado conformando dos partes, cada una con un vestíbulo y escalera independiente que dan servicio a 2 viviendas por planta. El núcleo de comunicación vertical constituye un espacio común acogedor y amable que, dada la altura y superficies de influencia, permite configurar una escalera abierta en un recinto que acoge el ascensor y abarca los vestíbulos de planta, con un tragaluz que aporta luz natural cenital.

El edificio se caracteriza por las completas aberturas de fachada, donde el espacio interior y el exterior se convierten en una continuidad gracias a los grandes cierres vidriados. Las partes opacas son mínimas. Desde la calle se enfatiza la apariencia de una estructura de forjados horizontales de hormigón, vinculados formalmente en el plano de fachada por una modulación de montantes de hormigón, y situando en los huecos intersticiales unos elementos de carpintería y vidrio que conforman a veces un cierre y otros unas barandillas o persianas orientables para crear unos espacios intermedios de transición, versátiles, y que actúan de almohada climático.

Por el interior de manzana todas las viviendas cuentan con grandes balcones y terrazas. Las plantas altas cuentan, además, con la azotea de cubierta de la mitad baja del edificio, que se fracciona en 4 grandes terrazas. Las plantas bajas incorporan la franja envolvente que queda a salvo de las visuales de la calle mediante una valla de hormigón y planchas de acero. Las viviendas abarcan toda la anchura, de la fachada calle en el interior de manzana, de tipología grande, simple y ordenada.

Los espacios son generosos, con una altura libre interior de 2,75m, abiertos al exterior, con mucha luz natural, y participando de un entorno privilegiado. Se busca una arquitectura de confort, de bienestar, que quiere obtener una experiencia agradable, criterio que se hace extensivo para la adopción de los sistemas constructivos (ventilación y renovación aire interior, suelo radiante, aislamiento acústico, materiales inocuos, ordenación trazados eléctricos, minimización de campos magnéticos, puesta a tierra estricta …).

La distribución plantea una estructura flexible que permite adecuar los espacios a diferentes características familiares y que a la vez conserva la capacidad de adaptarse para satisfacer futuras necesidades funcionales de sus habitantes o cambio de roles a lo largo de su vida. El programa básico consta de 4 habitaciones, cuartos de baño, y una gran estancia que cruza el edificio de lado a lado y contiene sala, comedor, cocina, y se prolonga con el balcón y la galería.

Planta para el estudio económico
Alzado para estudio económico
Alzado parking

Volúmenes amplios y materiales inocuos

Estructura de forjado reticular con casetón de hormigón sobre retícula de pilares de aproximadamente 6,5 m luz, con voladizos importantes de 2,4 m y 1,8 m. En sentido transversal se definen unos pórticos de 2 tramadas con voladizo a cada lado. En la parte central se encuentra la caja de escalera y ascensor. La altura entre plantas sobre rasante es de 3,25 m (de pavimento a pavimento) a fin de conferir mayor volumen en las estancias interiores. En el sótano se adopta una altura libre entre forjados de 2,65 m, medida que aporta amplitud y comodidad de paso de instalaciones.

Calificación energética

La envolvente de fachada queda resuelta con carpintería y con ladrillo cerámico perforado con SATE exterior de 12 cm y acabado estucado. La carpintería de castaño con doble acristalamiento de altas prestaciones: 1,39W / m2ºK de transmitancia, factor solar 1,26 sur y oeste, y de 0,37 en el resto. Las galerías de la fachada SO (calle) funcionan como cojines climáticos alternando cierres de carpintería y persianas orientables para control solar, encajados entre elementos prefabricados fijados entre forjados. Los balcones de la fachada NE (interior) proveen sombra al cierre vidriado que queda fuertemente retrocedido.

Remat del cantell de la galeria Peça de formigó prefabricat fixada mecànicament a forjat Característiques: caixa de persiana + aïllament tèrmic

En todo el proceso constructivo, la determinación de materiales se ha condicionado a evitar la presencia de COV. Las instalaciones de climatización se resuelven mediante bomba de calor (calefacción y refrigeración). Se incorpora sistema de ventilación con recuperador de calor. La producción de ACS se efectúa también con bomba calor. Los equipos técnicos se sitúan en la cubierta del bloque alto, junto con un tendido de placas solares fotovoltaicas que proveen las instalaciones de electricidad y alumbrado de los espacios comunes.

Las soluciones adoptadas han permitido alcanzar una calificación energética «A» y una calificación ambiental de GBCe de «4 hojas verdes»

El perfil de coste refleja las características constructivas

La distribución del presupuesto refleja la relevante incidencia de coste de las carpinterías de cierre, que representa un 26% del importe total y una repercusión de 343 € / m2 (PEM). Esta situación conlleva la merma de peso relativo de los otros capítulos. Así, la estructura y fundamentos suman un 12% y 164 € / m2, y el conjunto de revestimientos, techos y pintura otro 13%. Estos tres lotes alcanzan el 50% de la inversión. Los trabajos de albañilería y cubierta añadirían un 11% de coste y 147 € / m2.

Por otro lado, las instalaciones significan un 16% y 208 € / m2 (sin equipamientos). Es significativo el importe atribuido a los trabajos de urbanización y jardinería de los espacios comunes, que representan una repercusión de 124 € / m2 sobre la superficie construida de vivienda, lo que denota el valor añadido del producto resultante. El conjunto de la operación asciende a una ratio de 1.340 € / m2 de presupuesto PEM para m2 de vivienda construida. (Los importes están expresados ​​en PEM. Para el coste de contrato hay que añadir DGO y BI).

Superficie construida (m2): 3.593,52 Bloque viviendas aislado, PB + 3PP: 16 viviendas, 32 parkings, 16 trasteros

Autor de las fotos: Chopo

Nota del editor

Este artículo fue publicado originalmente en El Informatiu número 360

Sobre el autor

Jordi Olivés

Arquitecto técnico colegiado número 7240. Más artículos del autor

Elisabet M.Serra

Arquitecta. Socia fundadora del estudio OSMS en Barcelona. Ha sido profesora de construcción de la Escuela de Arquitectura La Salle y profesora de proyectos en la escuela de diseño ESDI. Más artículos del autor

Deja un comentario