La innovación en el sector eléctrico

En términos generales, el mundo que nos rodea está basado en la economía del conocimiento, donde el grado y la velocidad con que una sociedad participa de las nuevas tecnologías, u obtiene y comparte información a escala global, crea y divulga nuevos conocimientos para determinar su capacidad para operar y competir. Estos indicios sobre hacia dónde vamos, se pueden ver en todas partes y, también, en el destino del sector eléctrico. Desde hace más de 20 años, las inversiones de las economías avanzadas en actividades relacionadas con el conocimiento crecen más rápidamente que las propias inversiones de capital y, según el informe de PwC (PricewaterhouseCoopers) de 2018, se espera que en los próximos 20 años surja más innovación en el sector eléctrico de la que ha surgido desde la época de Thomas Edison.

Estabanelldistribució
C/ Rec, 28
08401 Granollers
Telèfon: 93 860 91 00
Fax: 93 860 91 01
granollers@estabanell.cat
www.estabanell.cat

El contenido de conocimiento incorporado a productos y servicios crece de manera exponencial gracias a que, la continua evolución del sector eléctrico, está dibujando un escenario lleno de start-ups que atraen el interés inversor de las grandes eléctricas que las ven de utilidad porque encuentran talento, modelos de negocio interesantes y tecnología, e incluso sólo por el conocimiento que generan. Esto viene a decir que, hoy en día, el mercado eléctrico está en plena transformación con un impacto que hace que estas empresas no dejen de innovar.

Por ello, las eléctricas, y en general las energéticas, que tradicionalmente han tenido una forma de pensar muy clásica, conservadora y vertical, están pensando de manera muy diferente para identificar la manera de aprovechar la innovación como facilitador del mercado y como parte clave de su estrategia empresarial. Buena muestra de ello es la transformación en la que estamos inmersos en Estabanell.

La transición energética

El cambio, no sólo hace que cambie la tecnología. En medio de todo esto, es necesario saber gestionar la generación de energía descentralizada, los cambios en los hábitos de consumo, la aparición de nuevos competidores, la aparición de nuevos roles y, sobre todo, hay una nueva forma de pensar de manera que los nuevos actores emergentes aprovechen las oportunidades en el mercado de la electricidad, especialmente de los ámbitos on line, digital y de la gestión de datos para facilitar la transición energética, prioridades en las que Estabanell está centrando gran parte de sus esfuerzos en innovación y cambio. A pesar de vivir en una cierta incertidumbre por la velocidad de las cosas, surge la posibilidad de que los nuevos modelos de negocio permitan realizar desconexiones de la red de distribución, en una apuesta por la localización de nuevos mercados eléctricos. De esta manera podremos facilitar a los consumidores y las comunidades locales ser autosuficientes, generando y almacenando su propia energía, lo que les permitirá reducir sus costes al no hacer uso de toda la red de distribución.

Hay diferentes drivers en que la innovación es una realidad en el sector eléctrico. Son ejemplo, el diseño y la construcción de una red de energía resiliente, como consecuencia de que, durante los últimos años, la industria de energía eléctrica, ha estado desplegando tanto la maquinaria como el software para mejorar la calidad del servicio y la fiabilidad; ambos conceptos entendidos como la disponibilidad máxima en que los usuarios utilizan la electricidad y la eficiencia de la red de energía.

Las nuevas tecnologías, la innovación y las personas son las bases sobre el nuevo modelo energético en el que Estabanell está trabajando de forma incansable. Necesitaremos de las tecnologías disruptivas para permitir optimizar el funcionamiento de las instalaciones y los procesos asociados. Es muy importante considerar los nuevos productos y servicios competitivos, que respondan a las expectativas de los clientes, con una mayor personalización de contenidos y ofertas. La digitalización hará evolucionar la automatización para mejorar la operación y el mantenimiento de sus actividades y aumentar la disponibilidad de sus activos, gracias a las nuevas tecnologías como son el blockchain, el big data,  internet de las cosas y la inteligente inteligencia artificial, entre otros.

Un aspecto importante es el de participar y desarrollar la innovación con start-ups, emprendedores y proveedores con el objetivo de desarrollar nuevos modelos de negocio que favorezcan el intercambio de conocimiento. En definitiva, fomentar la cultura de la innovación mediante la transferencia de conocimiento, la captación de talento y la promoción del espíritu emprendedor.

La estrategia de innovación

La innovación es esencial en la actividad comercial, para poder ofrecer a los usuarios los productos y servicios que mejor se adaptan a sus necesidades. En este sentido, la innovación aporta valor en las iniciativas para la mejora de su experiencia y la salida de nuevos productos y funcionalidades.

Uno de los aspectos clave es el de las soluciones para el hogar, que hace que la energía, los productos, los servicios, y los dispositivos estén orientados a mejorar la gestión energética, haciendo que el usuario pueda participar de la energía. Y, todo ello, también afecta a la movilidad eléctrica e inteligente, porque debe ser posible solicitar y utilizar los puntos de recarga de la red eléctrica y que funcionen con registros automáticos que permitan un control de las recargas y descargas de los equipos.

Para hacer frente a todos los planteamientos anteriores, en Estabanell nos basamos en una buena estrategia de innovación, la cual está haciendo una profunda transformación, anticipándose claramente a lo que tiene de venir en materia de transición energética. La sociedad demanda ya hoy. Y dar respuesta pasa por la digitalización, como una prioridad en que las energéticas deben poder asegurar la completa integración y evolución en todos los negocios para poder dar respuesta a las tendencias y necesidades del sector.

Nota del editor

Este artículo fue publicado originalmente en El Informatiu número 362 – octubre, noviembre y diciembre del 2019

Sobre el autor

Deja un comentario