El nuevo hotel Ohla en pleno Eixample barcelonés

Recomponer implica, como el prefijo re indica, una acción que no se desarrolla por primera vez, sino que replica algo que ya ha existido en una composición anterior. Se trata de una necesidad (recomponer) que proviene de la dinámica propia de la ciudad y sus cambios: la ciudad como ente vivo y con intereses variables donde la arquitectura cambiante juega un papel fundamental. El Eixample de Barcelona ha ido construyendo una textura, materializando su presente en cada momento y, a veces, manteniendo el pasado. La textura urbana se hace y rehace continuamente.

FICHA TÉCNICA
Nombre de la obra: Rehabilitación Hotel Ohla Eixample
Ubicación: c / Còrsega 289, Barcelona
Promotor: Espaitur (Ohla Boutique Hoteles)
Project manager: Albert Bordera
Autor del proyecto: Daniel Isern
Colaboradores del proyecto: Enric Cardús Sierra (arquitecto técnico), Jordi Lacambra (NOLAC Ingenieros), Joan Cardona, (AV Ingenieros), Lluis Términos (JG Ingenieros), Tomás López de Uralde (Gerb), Mauricio Giner (Artec 3) , Toni Cumella (Cerámicas Cumella)
Director de la obra: Daniel Isern
Director de ejecución de la obra y coordinador de seguridad y salud: Albert Bordera
Constructor: Luis Padres
Jefe de obra: Juan Manzano
Principales industriales: Gerb Aislamiento de Vibraciones, Cerámicas Cumella y NOLAC Ingenieros
Fecha de finalización de la obra: 2016

La rehabilitación y adecuación del Hotel Ohla Eixample recibió la mención especial de los Premios Cataluña Construcción 2018 en la categoría de Rehabilitación funcional

La propuesta reformula una arquitectura que, por su proximidad temporal (los años setenta del siglo pasado), no nos genera el respeto suficiente como para plantearse su conservación. La intervención no responde exactamente a términos más habituales como serían rescatar, conservar, imitar, reinventar (término muy explotado en los últimos años). La propuesta que nos ocupa «re-compone» la arquitectura existente, que, se convierte en otra realidad física, con otro uso y con una nueva textura, como contrapunto arquitectónico del entorno construido.

El edificio antes (oficinas) y después (hotel) del cambio de uso

Las relaciones entre arquitectura y música no son exclusivas de su representación gráfica y geométrica, sino que también se produce una aproximación en cuanto a su lenguaje. Ritmo, armonía, horizontalidad o verticalidad son algunos términos de acercamiento en los lenguajes entre el espacio arquitectónico y la pieza musical que expresan con palabras las cualidades que ambos poseen respectivamente.

A pesar de estos rasgos de lenguaje y la multiplicidad de arquitectos que a lo largo del tiempo han relacionado música y arquitectura, hay que ver hasta qué punto se acercan tanto como para poder aceptar la tan conocida frase del filósofo alemán Arthur Schopenhauer que describía la arquitectura como música congelada «la arquitectura es una música congelada».

Vitruvi, en contra de este principio, entendía la música en su estructura, compartiendo con la arquitectura muchos de los elementos que la hacen posible, pero sin equipararlas en la concepción de Schopenhauer. Sólo la interpretación de la partitura permitirá alcanzar la experiencia completa de la música, al igual que recorrer el espacio de la arquitectura permite, en contraste con el tiempo, lograr la experiencia arquitectónica. El éxito de la sentencia de Schopenhauer tiene en la actualidad una repercusión muy frecuente, llenando la realidad de imágenes congeladas, iconos edificadas con el cómo de «arquitectura». Quizá no ayuda pensar que la arquitectura es estrictamente visual, y la música, sonora.

«… El ritmo y la musicalidad en la construcción vienen determinados por un uso adecuado de los elementos constructivos, se trata de dejar hablar a los materiales. «La música es el arte menos ligado a la tierra, la arquitectura, la que lo está más. Pero entre todas las artes figurativas es la más abstracta, puede dar los sonidos más puros y al mismo tiempo más místicos y puede transfigurar la materia en la forma más pura »

Hanz Poelzig, arquitecto, pintor y escenógrafo alemán adscrito al Expresionismo
Detalles de las texturas de la piel de arquitecturas diversas en el entorno del hotel

Recomponer una fachada

En pleno Eixample barcelonés, y desvinculándose de otras fachadas de estética historicista o de modernidades de vidrio hace algunas décadas, la propuesta del nuevo hotel plantea una fachada de composición nueva y sin referencias previas o mimetismos. Una piel que mediante una trama de elementos verticales y horizontales mujer profundidad y espesor, modulándose con un ritmo propio y sin otra muestra ni dar pistas de la estructura interior, forjados, ventanas, unidades de habitación, ni ninguna referencia interior desde el exterior.

Si la fachada, en su sentido tradicional, suponía una actitud de continuidad urbana y de respeto de reglas compositivas determinadas, la piel, en su acepción más actual, es un territorio más abierto y flexible, que puede ser enmascarado o desmaterializado con diferentes estrategias.

La fachada tradicional aislaba, protegía y filtraba las relaciones entre la esfera pública y la privada, al tiempo que revelaba el estatus del edificio en su contexto. La fachada como lugar de intercambio de información, un lugar, una entidad en la que suceden interacciones.

De antecedentes de refuncionalizar edificios modernos, encontramos unos cuantos. En esta misma revista se publicó un reportaje de la reconversión en hotel del antiguo edificio de Banca Catalana, en el Paseo de Gracia de Barcelona. Una intervención que, contrariamente a la que nos ocupa, meter el nuevo uso de hotel, creando una fachada interior, sin tocar nunca el perímetro del edificio de Fargas y Tous, siempre recomponiendo, eso sí, con el módulo básico antiguo banco, y respetando en todos los gestos de nueva creación.

Otro buen ejemplo de recomposición refuncionalización sería también el proyecto de los arquitectos franceses Lacaton & Vassal en París del año 2011. En este caso, un edificio de viviendas de los años sesenta, 16 plantas y 96 viviendas, que mejora su función creciente perimetralmente y aporta unos espacios de calidad que las viviendas originales no poseían. Se evitó su derribo optando por un proyecto de transformación. Se añadieron a cada planta nuevos forjados en la periferia del edificio, ampliando las salas de estar, creando terrazas que se podían cerrar y balcones. Las fachadas preexistentes que se componían con pequeñas ventanas, se eliminaron y se sustituyeron por grandes aberturas transparentes con vistas, mejorando las condiciones de sus habitantes.

Bases amortiguadoras para los pilares existentes

En el caso del hotel que nos ocupa, la intervención global consiste en la reconversión de un edificio de oficinas en un hotel de 5 estrellas con 96 habitaciones, con una superficie construida de 7.679 m2 divididos en sótano (1.960 m2) y sobre rasante (5.718 m2). El edificio se compone de 3 plantas sótano, planta baja, 8 plantas piso y planta cubierta.

Los trabajos estructurales incluyen nuevos forjados con estructura metálica y chapa colaborando; una chapa de hormigón con conectores en todos los forjados que se mantienen y refuerzos y apeos en zonas puntuales.

El edificio a rehabilitar, un edificio anodino de oficinas, contaba con una altura libre entre forjados excesivamente pequeña y, al mismo tiempo, era mucho más alto de lo que permite el actual planeamiento urbano. Además, se encuentra construido sobre la vuelta del tren, lo que le somete a un nivel de vibraciones que había que eliminar, o en todo caso mejorar, para convertirlo en su nuevo uso hotelero.

Como era complicado modificar la ubicación de los pilares de estructura metálica, se decidió separar estéticamente el uso hotelero del edificio original. Así, el nuevo uso dentro de las habitaciones se puede leer en forma de armarios, colocados en medio del espacio, dejando exentas las diferentes piezas que componen el dormitorio y dejando expuestos por completo los pilares. Este armario, que soporta el falso techo, al igual que todos los acabados del hotel, no llega a tocar el perímetro de la estancia. Se crea así un hueco entre el uso del hotel y el preexistente, que favorece al conjunto de mayor sensación de amplitud y altura.

… Se necesitan técnicos, y arquitectos que miren, escuchen el pulso urbano y compongan (o recompongan) la trama urbana y la arquitectura de la ciudad: luz en los ojos, detenerse y escuchar.

Cristina Arribas

El reto de reajustar la estructura para aislar el hotel de las vibraciones del metro y el ferrocarril

Con el objetivo de lograr un perfecto confort acústico y físico de los usuarios del hotel, se priorizó el hecho de desvincular las plantas sótanos del resto del edificio, y así aislar las plantas piso de las grandes vibraciones existentes en debido al metro y el ferrocarril que circula por debajo del inmueble.

Uno de los principales problemas a abordar era precisamente el del ruido y las vibraciones de un subsuelo por donde circula el metro y el tren, y era imprescindible idear un sistema óptimo que garantizase el confort de los huéspedes del hotel.

Así pues, la parte más novedosa de la actuación ha consistido en el aislamiento pasivo de la estructura para evitar o reducir las vibraciones producidas por la línea de metro y el ferrocarril. Con este fin, y previo a los trabajos de apeos necesarios, se cortó literalmente toda la estructura para colocar un aislador que evitaría la transmisión de las vibraciones a modo de rotura del puente acústico / vibratorio.

Se ha empleado una tecnología pionera en España que permite acabar con las vibraciones y los ruidos. La intervención ha consistido en diseccionar los pilares existentes, de tal manera que se colocan en cada uno de ellos, muelles amortiguadores sísmicas, elevando el edificio con gatos hidráulicos, y de esta manera, el hotel queda dividido en dos partes, dejando la zona sobre rasante totalmente suspendida, consiguiendo una disminución de las vibraciones provenientes del subsuelo.

Vista interior de una habitación tipo del hotel

Vistas interiores de la escalera que sube hasta la terraza panorámica del hotel (Fotos: Chopo)

Rematerialitzar la arquitectura contemporánea: genio y textura

Texturas de las piezas cerámicas de la fachada del hotel (Foto: Chopo)

La arquitectura moderna se estrena desvinculando la fachada de la estructura del edificio. La función dual de revelar o enmascarar esta piel se desentiende formal y estructuralmente, cristaliza en una desvinculación comunicativa progresiva con el interior del edificio. La superficie destexturizada de las fachadas actuales es cada vez más lisa, tecnológica e inmaterial.

La materia protagonista empleada, en este caso, es la cerámica, un material de tradición catalana y con grandes vínculos con la ciudad, del que se aprovecha la textura y sus matices cromáticos para crear una atmósfera acogedora y con personalidad propia. La propuesta plantea una fachada compuesta con 800 piezas cerámicas grabadas con una textura que es fruto de una composición musical, Vivaldi recomposed, de Max Richter, es la pieza elección elegida, una reinterpretación de Las cuatro estaciones de Vivaldi.

Este proceso se llevó a cabo con la colaboración del estudio de Toni Cumella y el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC), inventando un algoritmo que, basado en el sonido, creó un patrón que un robot grababa en la superficie de las piezas cerámicas. Cada pieza es única y diferente. El mismo sistema se llevó a cabo para crear un gran mural cerámico que llena toda una pared del interior del acceso del hotel, desde la recepción hasta el restaurante.

En cuanto a los materiales elegidos para el interiorismo, predomina una línea limpia y sincera de materiales nobles y naturales como son la madera, la piel, el hierro o el cemento. Se ha evitado la proliferación de elementos decorativos, «obras de arte» y materiales innecesarios o de poca calidad. La nobleza de los materiales como cualidad prioritaria.

Así pues, Max Richter, el músico, recompone, reversiona, arregla una obra de Vivaldi, del mismo modo que el nuevo hotel presenta una nueva versión de la antigua fachada de los años setenta.

Después de tomar conciencia de que poco se podía mantener del edificio preexistente, parece que se trataba más bien de aprovechar una oportunidad para recomponer una nueva arquitectura en pleno Eixample barcelonés.

Se necesitan técnicos y arquitectos que miren, escuchen el pulso urbano y compongan (o recompongan) la trama urbana y la arquitectura de la ciudad: luz en los ojos, detenerse y escuchar.

Se trataba de aprovechar una oportunidad para recomponer una nueva arquitectura en pleno Eixample barcelonés.

Archivo fotográfico

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Amortiguadores entre la estructura y los fundamentos

El proyecto aún el reto de proyectar un hotel de categoría en una edificación existente con una grave adversidad: las vibraciones que se producen por el paso del ferrocarril subterráneo, que si no se hubieran corregido afectarían gravemente el confort de las habitaciones. El edificio se encuentra situado en pleno centro urbano, con geometría irregular, y solapado sobre el túnel de los FGC.

La solución adoptada ha consistido en interponer un sistema de amortiguadores (GERB) que aíslen la estructura sobre rasante del edificio respecto de los elementos enterrados y los fundamentos que se ven afectados por estas vibraciones.

Se trata de independizar ambos sistemas estructurales intercalando unos dispositivos que rompan todo tipo de continuidad entre ellos, incluso evitando cualquier punto de conexión directo con terceros elementos tales como divisorias, acabados, o instalaciones, donde también habrá interponer aislamientos y resortes adecuados para evitar que actúen de puentes de transmisión.

Secuencia de apeo, interposición amortiguador, y entrada en carga

Apeo del edificio

La complejidad de la operación recae en el proceso de apeo de todos y cada uno de los pilares a nivel de las plantas bajas, debiendo diseñar unos sistemas de apuntalamiento temporal para soportar el descenso de cargas de las 9 plantas sobre ellos mientras se corta el pilar para interponer el amortiguador.

Todas las operaciones se deben monitorizar para controlar que se produzcan los mínimos asientos en cada una de las fases de trabajo. Primero hay que detectar el comportamiento cuando se hace entrar en carga del apeo en el momento de cortar el pilar existente. Después se instala el amortiguador y se cuña para asegurar el contacto perfecto entre la superestructura y la infraestructura. Simultáneamente se desbloquea el muelle resistente para que el amortiguador entre en carga a la vez que se corta el elemento de apeo que hasta entonces estaba soportando la estructura. Y es en este momento donde los cálculos de descenso de cargas deben coincidir con la fuerza de trabajo del muelle para que el sistema se equilibre y no se produzcan movimientos ni descendientes ni ascendientes. Esta operación debe repetirse de forma específica para las diferentes casuísticas de pilares y particularidades de los cimientos.

Previamente el edificio preexistente se vacía completamente para dejar desnudo el esqueleto estructural. Se efectúan también algunas modificaciones para adaptar la geometría de los nuevos espacios, zonas de servicios, accesos y escaleras de comunicación vertical conforme a los nuevos usos y necesidades de evacuación.

La nueva fachada

Acristalado, estructura auxiliar y piezas prefabricadas de cerámica extruida

La fachada a calle se constituye como un cierre todo de vidrio, con la máxima transparencia, modulado conforme un enmarcado reticular de elementos prefabricados muy potentes, blancos, que se enfatizan con la iluminación nocturna. Como por arte de magia los proyectistas han conseguido implicar el fabricante de estos elementos para construir unas piezas de cerámica extruida con una textura singularizada para cada una de ellas. Y no acaba aquí, porque esta textura se realiza mediante un robot que se activa en función de un algoritmo que transpone la música de un recomposed de las Cuatro estaciones de Vivaldi en unos patrones a imprimir sobre cada pieza. El espesor y profundidad de los elementos filtran las visuales directas desde el exterior. El soporte de la fachada se hace a través de una estructura metálica tubular anclada a los forjados de plantas.

Completada la fachada se desarrolla el resto de obra de acondicionamiento interior, divisorias y de instalaciones, con un cuidadoso trabajo de replanteo de trazados. Para las divisorias y puertas de paso hay que respetar estrictamente las especificaciones de aislamiento acústico. En los tratamientos de interiorismo cobra importancia la calidad de los materiales empleados y los estudios de iluminación de los espacios, pasillos, escaleras y estancias. La ajustada altura libre existente entre forjados ha acondicionado el tratamiento de los espacios y ha hecho necesario componer diferentes planes de acabados de techo para ordenar el paso de instalaciones. El desglose del presupuesto muestra el alcance y mayor importancia de los capítulos donde se reúnen estos trabajos.

Las repercusiones del coste

En la descomposición por capítulos, los trabajos sobre la estructura alcanzan una fracción del 11,7% de la inversión total de la operación, que representa una repercusión de 144 € / m2. Desglosando los trabajos estructurales para familias casi 1/3 parte del coste recae en los apeos de pilares y 1/4 parte en los amortiguadores. Menor incidencia tienen los elementos de estructuras metálicas que les corresponde una fracción de 1/10, así como las operaciones de refuerzo de capas de compresión con otro 1/10. Finalmente 1/5 parte englobaría el resto de intervenciones tales como construcción de escaleras, nuevas losas de forjado, muros, rellenos de hormigón aligerado, y otros refuerzos. Añadiendo los trabajos de escombros la incidencia del lote de derribo y estructura aumenta al 18,5% del presupuesto.

Los cerramientos y divisorias representan un 9% del presupuesto, fracción de la que 1/3 parte corresponde a los elementos prefabricados de cierre de la fachada singular de la calle Còrsega. Sumando la cubierta, impermeabilización y aislamiento los elementos de la envolvente alcanzarían aproximadamente un 10,3% del presupuesto. Este valor aumentaría a 13,45% al ​​añadir la repercusión de los elementos de carpintería exterior, aunque se incrementaría en incluir los soportes estructurales y la composición de capas y tratamientos de acabado por la cara interior.

Hay que tener en cuenta que las ratios que aparecen en la tabla no equivalen al coste unitario de fachada, sino que muestran la repercusión sobre el m2 de superficie en planta.

Para el conjunto de trabajos interiores de acabados y complementos la suma de costes equivale a un significativo 36,47% de la inversión, que representa una ratio de 448 € / m2. Descomponiendo este importe destacan como familias con una mayor incidencia los revestimientos de paredes, techos y pinturas, que representan un 12,8% y una repercusión de 157 € / m2. Siguen los pavimentos con un 6,28% que equivale a 77 € / m2, y los aparatos sanitarios y grifería, con un 5,9% y 72 € / m2 dada la incidencia de los cuartos de baño. El control de calidad se incluye aquí en un modesto capítulo con una fracción del 0,33%. La seguridad y salud se contempla como un capítulo independiente con una incidencia del 1,69% del total de coste.

El lote de instalaciones es el otro mayor componente del presupuesto. La suma de las diferentes instalaciones e incluyendo la iluminación y el transporte, suponen un tercio de la inversión, el 33%, con una repercusión de 406 € / m2. Dada la naturaleza del proyecto es significativa la magnitud de la iluminación, de 62 € / m2, que refleja el papel de recurso empleado para el tratamiento del interiorismo de los espacios. Del resto destacan por importancia la climatización que se lleva el 6,5% y una repercusión de 80 € / m2, seguido de las de comunicaciones y seguridad.

El presupuesto total de la obra representa una ratio de coste equivalente a 1.228 € / m2. Tomando la habitación como unidad funcional del dimensionado del hotel, se obtiene una repercusión de la inversión de 95 mil euros por habitación, teniendo en cuenta que se trata de un hotel de 5 estrellas. Todos los importes expresados ​​se refieren a precios de ejecución material y sin IVA.

Composición y soporte de la fachada

1- Pavimento de mortero continuo Weber floor 20 mm
2- Lámina de protección fono acústica Impactodan
3- Segunda capa de compresión: 50 mm
4- Capa de compresión, armado y conectores: 50 mm
5- Bovedillas de hormigón prefabricado
6- Recrecido de hormigón
7- Conectores de acero inoxidable
8- IPN 160
9- IPN 220
10- UPN 160 x 2 con pletinas de refuerzo
11- Placas de cartón-yeso 12 + 12
12- lana de fibra de roca 46 mm
13- Panel multi aislante Chova 80/8 mm
14- Lámina de rotura de puente térmico
15- Placa de poliuretano 30 mm
16- Estructura auxiliar telescópica, perfil tubular
de acero galvanizado 60x40x2 mm
17- Fijaciones para estructura auxiliar telescópica
18- Paneles aislantes, sistema Alucobond
19- Placa de poliuretano 60 mm
20- Perfil de acero inox L 20 mm
21- Mecha horizontal, perfil de acero de retención
22- Mecha vertical, perfil de acero de retención
23- Perfil tubular de aluminio, vertical 200x100x3 mm
24- Perfil tubular de aluminio, horizontal, 180x60x2,3 mm
25- Gancho de aluminio, anclaje oculto
26- Pieza cerámica para extrusión, vertical: diseño por Toni Cumella: 500x180x697 mm; 20mm
27- Pieza cerámica para extrusión, horizontal: formato variable Toni Cumella
28- Pieza cerámica para extrusión, desnudos: formato variable Toni Cumella

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Espacio Empresa

Aislamiento de vibraciones en el hotel Ohla Eixample

Pilares de planta baja con amortiguadores

Nolac Ingenieros recibió el encargo del proyecto de rehabilitación del edificio situado en la calle Còrsega, 289 de Barcelona, ​​que hoy en día alberga el Hotel Ohla Eixample, con la condición de conseguir aislarlo de vibraciones y ofrecer un óptimo confort a los futuros clientes.

Todo un reto dada la proximidad del túnel de los ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña. Era necesaria la colaboración de la ingeniería y el despacho de arquitectura, ya que no había experiencia de este tipo en nuestro país, de hecho, sólo se había hecho una sola vez en Europa. Y fue gracias a la relación de estrecha confianza con el estudio de arquitectos Estudio Isern Asociados, que NOLAC Ingenieros aceptó el reto de garantizar la propiedad del aislamiento de vibraciones requerido en un hotel de 5 estrellas. Nuestro proyecto lo llevaron a cabo los técnicos Mar García y Xavier Domènech, bajo la dirección técnica de Jordi Lacambra, e implicó el corte completo de la estructura para colocar los amortiguadores.

Como resultado, la parte superior del edificio quedó completamente separada de la parte inferior, de modo que, si cogiéramos el edificio con gancho de una grúa, nos podríamos llevar las plantas sobre rasante. La intervención también requería el corte de las cajas de ascensores, y las escaleras, así como de la envolvente y las instalaciones para intercalar los elementos encargados de aislar el edificio de vibraciones.

Proceso de obra

El proceso constructivo para la colocación de los amortiguadores comenzó con la ejecución de un apeo a cada uno de los pilares afectados. Después, se procedió al corte de la estructura y la realización de una capa de mortero para conseguir una base totalmente plana y nivelada, sobre la que colocar el amortiguador galgado. Una vez colocados los elementos aislantes, se retiró del apeo temporal y se liberaron los amortiguadores. Una vez desbloqueados los amortiguadores, empezamos a hacer pruebas con la carga que tenía el edificio. Se demostró que no habíamos alcanzado la carga de diseño y, por tanto, los amortiguadores no trabajaban en la franja óptima. Se optó por llenar la piscina y repartir con palets el material de revestimiento y divisorias interiores que más tarde se colocarían en el hotel.

Objetivo cumplido

Finalmente, con el edificio cargado y después de un último proceso de afinado de los amortiguadores, se logró el objetivo. A día de hoy, el hotel se encuentra operativo garantizando el confort de unas 5 estrellas. La colaboración en este proyecto ha permitido a NOLAC Ingenieros dar un paso adelante en el aislamiento de edificios. A día de hoy, ya hemos realizado varios proyectos y nos encontramos en fase de diseño de otros.

nolac@nolac.net
www.nolac.net
Teléfono: 93 244 04 04
C/ Balmes 226, 2a, 08006, Barcelona

Autor de las fotos: Chopo y Estudi Isern

Nota del editor

Este artículo fue publicado originalmente en El Informatiu número 359- enero, febrero y marzo 2019

Autoría del artículo

Cristina Arribas

Arquitecta por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, 2001. Urbanista del Departamento de Planeamiento Urbanístico del Ayuntamiento de Badalona. Doctoranda con tesis doctoral en curso sobre imagen turística y paisaje. Más artículos del autor

Jordi Olivés

Arquitecto técnico colegiado número 7240. Más artículos del autor

Deja un comentario