«Brossa era mucho Brossa»

Josep Pla-Narbona es diseñador gráfico, dibujante, grabador, escultor y pintor. Acaba de recibir la Creu de Sant Jordi y tiene obra en el MoMA de Nueva York, en el Museo del Diseño de Barcelona o en el techo de edificios, como el del Colegio de Aparejadores de Barcelona (CAATEEB), que desde 1993 luce el “llagost” (saltamontes) creado con su amigo Joan Brossa.

«Hay quien dice que soy el rey del cartelismo y del dibujo. Un reconocimiento que me gusta, aunque no tenga ningún sentido «

Josep Pla-Narbona es un artista revolucionario. Ni presume de tener obras en los mejores museos del mundo, ni de ser precursor de la identidad corporativa en nuestro país ni ser uno de los mejores exponentes del surrealismo. Desde su casa-estudio en el centro de Collserola, en La Floresta, continúa trabajando y recibiendo reconocimientos, como la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya para ser pionero en su disciplina y para inspirar a generaciones posteriores. Durante más de seis décadas (1947), sus dibujos, juegos visuales y propuestas creativas marcaron escuela y dominaron el panorama publicitario nacional. Si al pasar por delante de la sede del CAATEEB se sube la mirada se puede admirar la escultura gigante de plancha de acero de ocho milímetros y tres toneladas de peso que ideó Joan Brossa e hizo realidad Josep Pla-Narbona.

A usted se le considera uno de los pioneros del diseño en nuestro país …
«Por la edad quizá sí. Con 92 años me lo tomo con satisfacción. Con la edad te gusta ser reconocido por lo que has hecho, una circunstancia anómala en un país como el nuestro. De todas formas, yo no me considero pionero de nada, sólo de mí mismo. «

Ronda de Muerte en Sinera
Arlequino

¿Cuáles fueron sus orígenes profesionales?

Usted quería ser el mejor dibujante del mundo, pero se inició en el mundo de la publicidad …

«Siempre he estado dibujando. Yo fui un niño de la guerra que tuvo que defenderse solo en la vida muy temprano. De pequeño iba a todos lados con un bloque en la mano y dibujaba todo lo que se me ponía delante. En la posguerra pasamos un hambre tremenda y algo había que hacer para sobrevivir. Con la perspectiva del tiempo creo que el dibujo me sirvió para convivir con mi soledad. Al quedarme huérfano de padre y madre en la Guerra Civil me hice un niño muy retraído y aún lo soy ahora un poco con más de 90 años. «

«En aquel momento era la mejor forma de ganarse la vida. Tuve la fortuna de tener un gran maestro, Ricard Fàbregas, que me enseñó lo que sé de dibujo. Él trabajaba para la industria farmacéutica y yo empecé a trabajar para él. Por ejemplo, para Laboratorios Uriach trabajé más de 40 años. Un auténtico récord, fue colaborador de una empresa durante tantos años. «

Publicista, ¿dibujante, pintor, grabador … en qué especialidad se encontró más cómodo?

Sin embargo, ha hecho una buena carrera …

«Lo que es dibujante por naturaleza propia, como yo, tiene como actividad complementaria: la de grabador. Soy grabador porque soy dibujante. Eminentemente soy dibujante y eso ha condicionado mi obra como publicista, pintor o grabador. Además, las diferentes disciplinas siempre han retroalimentado sin que haya una frontera clara. Teniendo en cuenta que estamos en un país que ni el dibujo ni el grabado son estimados elegí un terreno árido, ¿no cree? «

«Sí, porque soy un currante por naturaleza. Siempre he estado trabajando. Con los años la memoria se deshace un poco y con 92 años tienes que bajar el ritmo. Sin embargo, todavía pienso. Hay quien dice que soy el rey del cartelismo y del dibujo. Un reconocimiento que me gusta, aunque no tenga ningún sentido. «

¿Cómo se etiqueta usted? Algunos críticos dicen que como surrealista…

En 1964 promovió los Premios Laus de Diseño, ¿qué significaron estos galardones en aquella época?

«Soy surrealista porque nací con el surrealismo. Cuando en 1958 fui a trabajar a París, el surrealismo estaba a flor de piel, era el pan de cada día. Fui a probar fortuna y tuve la suerte de encontrar trabajo en una agencia de publicidad y conocer a gente como Duchamp, Sartre o Kierkegaard que me influyeron mucho con su concepto de la nada. Cuando llegué a París era muy conocido como ilustrador en Barcelona, pero allí entendí que eso no quería decir nada. Desde entonces, la humildad ha sido mi mejor aliado. Esta época me influyó mucho y por eso dicen que soy surrealista, aunque lo que yo me siento es como un dibujante que hace imágenes surreales, que es algo diferente. «

«Soy el inventor de los premios y el que puso el nombre a los galardones que querían ser una réplica a los premios que ya existían antes de la guerra. La finalidad de los Laus, premio que me dieron en el 2000, era para estimular la idea de que el diseño era una disciplina actual y necesaria, cultural y económicamente, para la sociedad del momento. Querían magnificar una actividad entonces bastante desconocida. Fue entonces cuando empezó a hervir la cazuela de las ilusiones, porque el diseño en el fondo es una ilusión estética para hacer la vida menos dramática. Yo, por ejemplo, soy un dramático que dibuja. Dibujar me ha servido para decir al mundo que existía y la pintura me ha hecho redescubrir la libertad, me hace sentir vivo por dentro. «

Publicidad de Nestlé

Desde 1972, tiene una obra expuesta en el MoMA de Nueva York…

«Sí, y es el fruto de muchos años de lucha para transmitir mi obra en todas partes y mi condición de dibujante. Soy un dibujante de ideas, un concepto muy entroncado con el surrealismo y que me permitió ganarme la vida durante muchos años en el mundo de la publicidad. «

Más de 70 años de trayectoria

Josep Pla-Narbona y San Antonio (Barcelona, ​​1928) ha recibido reconocimientos de importancia como el 1er premio del Concurso Internacional de Dibujo Anglada-Guillot, el Premio Nacional de Diseño (2004), el Premio Ilustra de Oro de la Asociación de Profesionales Ilustradores de Cataluña, dos Laus de Honor de ADG-FAD o la Medalla de Oro del Círculo Artístico de Sant Lluc aparte de numerosos premios internacionales. Pla-Narbona fue uno de los fundadores y el primer presidente de Grafistas FAD (ahora ADG-FAD), miembro de Icograda (Ico-D), y primer español admitido a la AGI (Alliance Graphique Internationale). La obra de Pla-Narbona forma parte del imaginario colectivo. Es autor de numerosas portadas de libros y revistas, así como de la cabecera del diario Tele / eXpres, de uno de los carteles de las Olimpiadas Barcelona 92 ​​y otros carteles que se han convertido en clásicos (Ronda de Muerte en Sinera, Las Moscas, Sonimag, Nestlé). Su obra artística forma parte, entre otros, de la Colección de Grabados del MoMA de Nueva York. Este 2019 ha sido galardonado con la Creu de Sant Jordi de la Generalidad de Cataluña.

«El diseño en el fondo es una ilusión estética para hacer la vida menos dramática. Yo, por ejemplo, soy un dramático que dibuja »

•

Usted ha recibido muchos galardones, como el Premio Nacional de Diseño de 2004. ¿De qué se siente más orgulloso?

«Soy muy viejo, llevo muchos años trabajando y eso me ha hecho merecedor de muchos premios para mantener mi actitud vital y creativa. Cuando iba a dibujar a San Lucas ya me dieron los primeros premios, de los que guardo mejor recuerdo. «

Cartel de Sonimag
Cartel de Sonimag

En 1993 se inauguró el saltamontes que creó con Joan Brossa y que preside la fachada de la sede del CAATEEB. ¿Cómo surgió este proyecto?

Y fue una obra rompedora, original…

«En aquella época yo tenía una obsesión por dibujar insectos. Dibujé muchos insectos que quizás inspiraron Brossa a la hora de pensar en lo que quería crear por el Colegio. Durante aquellos días, Brossa pasaba muchas horas en casa, trabajando, comiendo o cenando… y quizás la idea salió de aquí y es que Brossa tenía la habilidad de encontrar siempre la persona adecuada para hacer el trabajo que le encargaban con él. Pero él nunca se ensuciaba los dedos. Un mérito que sólo tienen los genios. «

«Brossa siempre buscaba el exabrupto para llamar la atención y quizás con esta obra quiso hacer lo mismo. Colocar el saltamontes en la azotea del edificio fue una muy buena idea aunque fuese insólito y provocador. Hay quien dice que Brossa eligió el saltamontes por su simbología de la sabiduría en la cultura de los indios americanos, pero yo creo que quiso ser un homenaje a otra sabiduría, el talento de los aparejadores y arquitectos técnicos. «

«Dibujé muchos insectos que quizás inspiraron Brossa a la hora de pensar en lo que quería crear por el Colegio»
 
«A pesar de la imagen de desorden y caos que transmitía, Brossa tenía las ideas muy claras, era muy inteligente y muy vivo»

¿Cómo fue su relación con Joan Brossa, con quien colaboró ​​en otras obras?

Hace unas semanas recibió la Creu de Sant Jordi…

«Brossa era muy Brossa. Le gustaba mucho su personaje y, como buen genio, era un poco divo. Un divo humilde, pero divo. No es una crítica, a Brossa le admiré mucho, quizás demasiado, y todavía lo admiro. Brossa fue uno de los grandes pensadores de la estética contemporánea. A pesar de la imagen de desorden y caos que transmitía, Brossa tenía las ideas muy claras, era muy inteligente y muy vivo. «

«Sí, con Messi. La casualidad hizo que me sentáramos junto a Messi, pero yo tengo menos talento deportivo que él. Mis amigos me dicen que yo siempre he tenido este tipo de influencia, de estar siempre al lado de los genios, pero fue el azar. Toda la vida es azar. Nacemos sin que nos lo consulten y vamos trampeando durante toda la vida. Yo tengo un concepto existencial algo pesimista. Soy un pesimista limpio pero contento. Este pesimismo me ha facultado de una actitud crítica del existir que me ha permitido dibujar como lo he hecho. Soy un pesimista con fortuna. «

Autor de las fotos: Toni Ricard y Chopo

Nota del editor

Este artículo fue publicado originalmente en El Informatiu número 362- octubre, noviembre y diciembre 2019

Sobre el autor

Antoni Capilla

es periodista. Más artículos del autor

Deja un comentario