Auditorías de residuos de construcción y derribos

Los humanos hemos sobrepasado los límites físicos de la Tierra y la capacidad de carga de la mayor parte de sus ecosistemas, lo que ha generado grandes impactos a nivel ambiental, económico y social. Esto nos ha hecho ver que el modelo de desarrollo actual es claramente insostenible, y es por ello que nos hallamos inmersos en un cambio de paradigma que todavía se está definiendo.

Empieza a ser alarmante la falta de disponibilidad de los recursos naturales, como ocurre con el cobre, algunos combustibles, metales raros, etc. Dicha situación conlleva aumentos de precios, problemáticas con los suministros, robos y tensiones geoestratégicas. Es por ello que hoy en día todo el mundo puede entender que las limitaciones del modelo basado en la extracción y el aprovechamiento de recursos naturales dependen de su disponibilidad y de la capacidad de renovación del recurso en cuestión. Paralelamente, el consumo lineal de productos, al que hemos estado acostumbrados durante tanto tiempo, nos ha hecho presuponer que los recursos naturales son infinitos o siempre sustituibles, y que la naturaleza puede hacer de sumidero de cualquier tipo de residuo sin verse alterada. Este tipo de consumismo ha tenido por ende un impacto negativo a nivel ambiental y ha contribuido a incrementar los efectos del cambio climático.

En consecuencia, como sociedad nos vemos obligada a plantearnos soluciones que permitan un desarrollo más sostenible, y en este sentido han aparecido conceptos como el de economía circular o el de residuo cero, que, a pesar de tener distintos orígenes, confluyen en cuanto a que es el momento de tomar decisiones, definir hitos, medidas, actuaciones y comportamientos para avanzar hacia el mismo objetivo.

Además, y según datos de la Comisión Europea, las empresas manufactureras europeas dedican de media un 40% de sus costes a la adquisición de las materias primas. Si a ello le sumamos el agua y la energía, este porcentaje asciende hasta el 50% de costes totales de la fabricación de los productos, una cantidad muy elevada si tenemos en cuenta que tan solo el 20% se destinan a costes laborales. La misma CE estima que una apuesta por la eficiencia en la adquisición de los recursos podría suponer un ahorro potencial de 630.000 millones de euros anuales para la industria europea.

Todo ello ha hecho que la Comisión Europea haya empezado a mover ficha mediante una apuesta firme y decidida para avanzar hacia una economía circular y más eficiente. Dicha apuesta empezó a visibilizarse en el 2014 con distintas comunicaciones:

  • COM (2014) 398. Final. Hacia una economía circular: un programa de cero residuos para Europa.
  • COM (2014) 445 Final. Oportunidades para el uso más eficiente de los recursos en el sector de la construcción.
  • COM (2014) 440 Final. Plan de acción ecológico para PIMES, para permitir que las PIMES conviertan los desafíos medioambientales en oportunidades empresariales.
  • COM (2014) 446 Final. Iniciativa de ocupación verde: Aprovechar el potencial de creación de ocupación de la economía verde

Impulso de la economía circular

Estos comunicados condujeron finalmente a la presentación de un conjunto de medidas por parte del comisario de medioambiente, Janez Potočnik, para impulsar la economía circular, a finales de 2015. El objetivo era dar “una respuesta estratégica a la nueva realidad de la globalización y las crecientes presiones sobre los recursos naturales escasos y limitados” cuyo último fin era:

  • La reducción de la cantidad de materiales necesarios para la prestación de un servicio concreto (aligeramiento del peso)
  • La prolongación de la vida útil de los productos (durabilidad)
  • La reducción del consumo de energía y de materiales en las fases de producción y uso (eficiencia)
  • La reducción del uso de materiales peligrosos o difíciles de reciclar en productos y procesos de producción (sustitución)
  • La creación de mercados para materias primas secundarias (recicladas) basadas en normativa, en la contratación pública, etc.
  • El diseño de productos que sean más fáciles de mantener, reparar, actualizar, reelaborar o reciclar (diseño ecológico)
  • El desarrollo referente a los servicios necesarios para los consumidores (servicios de mantenimiento y reparación, etc.)
  • La incentivación y soporte de la reducción de residuos y de la separación de alta calidad
  • Incentivación de los sistemas de separación y recogida que reduzcan al mínimo los costes de reciclaje y reutilización
  • Facilitar de la agrupación de actividades para impedir que los subproductos se conviertan en residuos (simbiosis industrial)
  • Estimular a los consumidores a través de una oferta de opciones más amplia y mejor, por medio de servicios de alquiler, de préstamo o de uso compartido como alternativa a la propiedad de los productos, al mismo tiempo que se salvaguardan sus intereses (por lo que a costes, protección, información, cláusulas contractuales y aspectos de seguros se refiere).

La idea de una economía circular representa una alternativa al actual modelo lineal que extrae materias primas, las transforma y usa en forma de productos, para luego, una vez terminada su vida útil, deshacerse de ellos sin reparar en sus consecuencias en el ambiente. Ello es especialmente importante en el sector de la construcción, donde los datos europeos indican que hay que intervenir si se quiere llevar a cabo cualquier mejora para avanzar hacia una economía más eficiente, puesto que dicho sector representa:

  • El 40% del consumo final de energía
  • El 35% de las emisiones de gases de efecto invernadero
  • El 50% de todos los recursos naturales
  • El 30% del consumo de agua
  • El 35% del total de los residuos generados

En España, el 54% de los materiales de demolición son llevados al vertedero, frente al tan solo 6% que se llega a alcanzar en ciertos países europeos.

Para materializar dichas iniciativas han aparecido en el sector distintas propuestas a lo largo de todo el territorio europeo, así como en nuestro propio país. Prueba de ello es el informe de posicionamiento que GBCE elaboró en 2017 y el documento que CONAMA presentó el pasado mes de noviembre de 2018 en el marco del congreso que organiza anualmente y del que el CAATEEB participa.

De la lectura de los citados textos se puede extraer lo siguiente: se trata de un gran reto, puesto que para conseguir avanzar hacia una economía más circular hace falta actuar en toda la cadena de valor del producto, que en nuestro sector son los edificios y la construcción de las ciudades. Dicho cambio de paradigma engloba la fase de planeamiento urbanístico para mejorar la eficiencia en el aprovechamiento del suelo, la movilidad, el agua, la energía, etc. Un concepto de diseño del edificio articulado en torno a estrategias que permitan que los edificios sean más duraderos, reparables y desmontables, hasta la gestión de la desconstrucción, minimizando la existencia de residuos hasta donde sea posible, reutilizando los productos y reciclando y concibiendo los materiales como un recurso limitado. Para ello será necesaria la participación, colaboración e implicación de todos los agentes del sector y la promoción de nuevas oportunidades profesionales y nuevos modelos de negocio.

Residuos

Los residuos de construcción y demolición se consideran un aspecto clave en el conjunto de medidas articuladas entorno a la economía circular por parte de la Comisión Europea. La evaluación preliminar es una parte esencial de la gestión de residuos de construcción y demolición. Se trata de una de las tres acciones asignadas en el plan de acción para la economía circular, con el objetivo de garantizar la confianza en la calidad de los residuos, para que todo lo viejo pueda volver a ser nuevo otra vez, de forma que los edificios sean, al final de su vida útil, la cantera o la mina de los nuevos productos.

Protocolo de la UE

Protocolo de de gestión de residuos de construcción y derribo [4]

Este protocolo se encuadra en la Estrategia Construcción 2020 y los objetivos de la directiva marco sobre los residuos (Directiva 2008/98/CE), que establece como objetivo el reciclaje del 70% de los RCD de aquí al 2020. También forma parte de un conjunto de medidas sobre la economía circular más nuevo y ambicioso presentado por la Comisión Europea que incluye una serie de propuestas legislativas revisadas relativas a la gestión de residuos. El objetivo final es estimular la transición de Europa hacia una economía circular, con el fin de mejorar la competitividad global, fomentar el crecimiento económico sostenible y generar nuevos puestos de trabajo.

El ámbito del protocolo abasta a los residuos procedentes de trabajos de construcción, reforma y demolición. No incluye ni la fase de diseño ni las labores de excavación y drenaje de terrenos. Engloba todos los elementos que componen la cadena de gestión de los residuos de construcción y demolición, así como la prevención de residuos.

Por lo que a la cobertura geográfica se refiere, dicho protocolo ha sido desarrollado con el objetivo de aplicarse en los veintiocho estados miembro de la Unión Europea. Actualmente su aplicación en el estado español es de carácter voluntario. Incluye buenas prácticas de todos los países y puede constituir una fuente de inspiración tanto para los profesionales como para los responsables de formular las políticas.

El protocolo tiene también como finalidad principal aumentar la confianza en la calidad de los materiales reciclados procedentes de ambas actividades, así como en el propio proceso de gestión de los residuos de construcción y demolición. Dicho objetivo se pretende conseguir mediante:

  1. La mejora en la identificación, separación (según su origen) y recogida de los residuos
  2. La mejora en la logística de residuos
  3. La mejora en el procesamiento
  4. La gestión de la calidad
  5. Condiciones marco y políticas adecuadas

Esta auditoría de residuos tiene que poder proporcionar una idea clara del edificio que hay que derribar. Se trata de un primero paso hacia la reutilización, el reciclaje y la gestión de residuos, así como para poder realizar previsiones y conseguir su reducción. Además, los resultados de la auditoría también tienen que facilitar estimaciones fiables de los residuos para poder contrastarlos con los resultados del informe de gestión de los mismos. Por otro lado, tendría que permitir establecer medidas para garantizar las condiciones de seguridad de los trabajadores, ayudar a establecer niveles de rendimiento para los contratistas de demolición, incrementar la eficiencia de los materiales y los trabajos, reducir los residuos y maximizar los beneficios. Es por ello que las auditorías de residuos presentan un séquito de ventajas, tanto económicas como medioambientales, que aportan un valor añadido importante al conjunto de las intervenciones:

• Constitueixen el primer pas cap al reciclatge.

• Fomenten la competència lleial entre contractistes.

• Augmenten la sensibilització i faciliten els processos de traçabilitat. És molt important conèixer els materials que s’alliberaran, especialment els perillosos, per evitar costos imprevistos durant l’execució de les obres.

• Es pot controlar la qualitat mediambiental i tècnica dels materials.

• Entre els aspectes mediambientals que es milloraran s’inclouen:

– Indicació dels contaminants presents.

– Ajuda a garantir la seva eliminació d’una manera respectuosa amb el medi ambient.

– Consecució d’una major qualitat mediambiental per als materials de rebuig reciclables.

– Els aspectes tècnics de qualitat que es milloraran inclouen la identificació de lots de materials reciclats de “qualitat superior” (per exemple, formigó).

  • Constituyen el primer paso hacia el reciclaje
  • Fomentan la competencia leal entre contratistas
  • Aumentan la sensibilización y facilitan los procesos de trazabilidad. Es muy importante conocer los materiales que se van a liberar, en especial los peligrosos, para evitar costes imprevistos durante la ejecución de las obras.
  • Se puede controlar la calidad técnica y medioambiental de los materiales.
  • Entre los aspectos medioambientales que se mejoraran se incluyen:
    • La indicación de los contaminantes presentes
    • La garantía de una eliminación de forma respetuosa con el medio ambiente
    • La consecución de una mayor calidad medioambiental para los materiales desechables reciclables
    • La identificación en lotes de materiales reciclados de “calidad superior” (por ejemplo el hormigón)

Las autoridades públicas tienen que establecer el umbral para las auditorías previa demolición (por ejemplo, en Austria hay dos límites para las auditorías previas a la demolición: 100 toneladas –aprox.- y 3500 m³ de residuos de construcción y demolición producidos). Según el protocolo europeo una auditoría previa a la demolición consta de dos partes:

  1. Recopilación de información, en la que se identifican todos los materiales residuales que se generaran durante la demolición y se especifica la cantidad, la calidad y la ubicación del inmueble.
  2. Criba de la información, en la que se distingue entre:
    1. Materiales que hay que separar obligatoriamente en origen
    1. Cuáles son reutilizables y cuáles reciclables
    1. Gestión de los residuos y cuáles son sus posibilidades de reciclaje

Auditoría de residuos

Directrices para las auditorías de residuos [5]

El mes de mayo de 2018 la Comisión Europea publicó unas directrices para la elaboración de auditorías de residuos, a realizar previa ejecución del derribo, así como para las obras de reforma de edificios. En dichas directrices se proporcionaban una serie de orientaciones para llevar a cabo una correcta evaluación de los flujos de residuos antes de proceder a la reconstrucción o reforma.

El objetivo de las mismas es dar una orientación sobre su estructura y la metodología que hay que seguir distribuida en los siguientes apartados:

1. Estudio teórico

  • Edad del inmueble
    • Documentación del edificio de origen: proyecto arquitectónico, programa del control de calidad, etc.
    • Documentación del mantenimiento: libro del edificio, historial de mantenimiento, proyectos de reforma, etc.
    • Listado de sustancias peligrosas
    • Información del entorno y accesos
    • Ubicación de las instalaciones para la gestión de los residuos

2. Estudio de campo

 Visita de campo para:

  • Ratificación de la coherencia con los documentos de diseño
  • Identificación de los materiales del edificio
  • Realización de mediciones
  • Toma de muestras
  • Levantamiento de datos, croquis, planos
  • Fotografías
  • Realización de pruebas: mecánicas, no destructivas, etc
  • Encargo de análisis químico de las muestras para confirmar la identificación de los materiales

3. Inventario de residuos

El inventario se basa en la evaluación de los materiales como resultado del estudio teórico y de campo, así como otras actividades destinadas a garantizar la calidad de los datos. Dicha evaluación de los materiales tiene por objeto presentar datos fiables acerca de la tipología y la cantidad de residuos de la demolición.

4. Recomendaciones para la gestión de residuos

Las recomendaciones pueden ser tales como:

  • La eliminación segura de residuos peligrosos
  • Posibles precauciones de seguridad y salud durante la fase de deconstrucción o de gestión de residuos
  • Detección de posibles alternativas de los residuos procedentes de determinados flujos (reutilización, reciclaje, relleno, recuperación energética y eliminación)
  • Identificación de las actividades de clasificación a desarrollar in situ (en obra) que pueden ser beneficiosas (des del punto de vista económico o medioambiental), pudiendo incluir la descripción de los requisitos de instalación para el almacenaje, la manipulación, la separación y para cualquier otra operación destinada a gestionar los distintos flujos de residuos.

5. Informes

El informe final recoge todos los trabajos realizados, pudiendo incluir los siguientes apartados:

  • Alcance del informe (esencial). Presentación del proyecto: breve descripción del proyecto con información detallada acerca de las obras a acometer, señalando las partes afectadas, así como aquellas que haya que conservar.
  • Descripción general del proyecto
  • Información básica sobre el propietario y la propiedad
  • Ubicación de la obra e información sobre el vecindario cuando sea pertinente
  • Histórico de reformas importantes y usos anteriores
  • Resumen y conclusiones del estudio teórico

Resumen de la auditoría de residuos (parte esencial). Resumen de los datos recabados durante la auditoría, donde tendrán que figurar, entre otros:

  1. Fracciones de residuos generados (en toneladas, m³ u otras unidades)
  2. Total de residuos generados (valores absolutos en toneladas, m³ u otras unidades)
  3. Resumen de residuos peligrosos detectados en el edificio o la infraestructura
  4. Descripción de la metodología seguida, detallando las acciones y técnicas empleadas
  5. Listado de documentación disponible, por ejemplo; la evaluación de sustancias peligrosas, cualquier información sobre el edificio o los materiales de construcción utilizados originalmente, etc.
  6. Otros materiales de soporte, en caso de estar disponibles (imágenes, planos y cualquier otro documento que pueda ser útil para la correcta ejecución del proyecto).
  7.  Inventario (obligatorio)
    • Inventario de materiales (parte esencial)
    • Inventario de elementos (optativo)
  8. Recomendación para la gestión de residuos (opcional)
  9. Resumen para cada tipo de salida y gestión recomendada para cada flujo de residuos
  10. Evaluación de los objetivos de recuperación y las tasas de eliminación alcanzables que pueden completarse utilizando el modelo recomendado.
  11. Listado de instalaciones locales para la gestión de residuos (a ser posible) y especificación de sus servicios
  12. Proceso de trazabilidad de los residuos. Cuando sea posible, indicar las personas u organizaciones responsables de realizarla hasta su salida final
  13. Otros datos de interés para las partes interesadas

Salta a la vista que la auditoría de residuos es una tarea de largo alcance cuya realización tiene que ser llevada a cabo por un auditor o equipo auditor, expertos calificados que disponen de los conocimientos adecuados acerca de materiales de construcción actuales e históricos (incluyendo materiales peligrosos), así como de las técnicas de ejecución pasadas y presentes. A su vez, tiene que estar familiarizado con las técnicas de demolición, el tratamiento y el procesamiento de residuos y los mercados locales (mercados de reutilización, empresas de valorización, gestores de residuos, etc.). Huelga decir que este perfil se adecúa en gran medida a los conocimientos y competencias genéricas de todo arquitecto técnico especializado en rehabilitación, por lo que se abre un abanico de posibilidades y oportunidades de negocio en ese campo profesional.

Referencias

[1]. Comissió Europea. COM (2014) 445 final. Oportunidades para un uso más eficiente de los recursos en el sector de la construcción. Recuperat de http://ec.europa.eu/transparency/regdoc/rep/1/2014/ES/1-2014-445-ES-F1-1.Pdf

[2]. Green Building Council España –GBCe- (2017). Informe de posicionamiento de GBCe sobre economia circular. Recuperat de https://gbce.es/blog/proyecto/economiacircular/

[3]. Congreso Nacional del Medio Ambiente – CONAMA- (2018). Economía circular en el sector de la construcción. Recuperat de http://www.conama.org/conama/download/files/conama2018//GTs%202018/6_preliminar.pdf Comissió Europea. (2016).

[4]. Protocolo de gestión de residus de construcción y demolición en la UE. Recuperat de https://ec.europa.eu/docsroom/documents/20509/attachments/1/translations/es/renditions/native

[5]. Comissió Europea. (2018). Directrices para las auditorías de residuos de la demolición y las obras de reforma de edificios. Recuperat de https://ec.europa.eu/docsroom/documents/31521/attachments/1/translations/es/renditions/native

Autor de las fotos: Imágenes proporcionadas por el autor y fotos de archivo

Nota del editor

Este artículo fue publicado originalmente en El Informatiu número 359 de marzo de 2019.

Sobre el autor

Jordi Marrot

Jordi Marrot es arquitecto técnico, colegiado núm. 8208 y responsable de la Unidad de Rehabilitación y Medio Ambiente del CAATEEB. Más artículos del autor

Deja un comentario